Alimentos prohibidos para hurones

En la actualidad, cada vez más personas optan por adoptar hurones como mascotas no solo por su encantador aspecto, sino también por su inteligencia y su comportamiento activo y curioso. A pesar de no demandar tanto tiempo como otros animales de compañía, sus tutores también deben comprometerse para proporcionarle algunos cuidados básicos para los hurones.

En este sentido, la alimentación del hurón es un aspecto clave para el desarrollo de sus capacidades físicas, emocionales, cognitivas y sociales. Todos los hurones necesitan una nutrición completa y equilibrada para preservar su óptima salud y disfrutar una vida sana y feliz.

 

Por el equipo de ueia

 

Alimentos tóxicos para los hurones

A continuación te mostramos algunos alimentos prohibidos para los hurones:

 

  1. Chocolate

El chocolate y el cacao contienen dos sustancias potencialmente tóxicas para los hurones, la cafeína y la teobromina. Su organismo no posee las enzimas necesarias para metabolizar el chocolate, por lo cual su consumo puede provocar problemas digestivos como vómitos y diarreas. En dosis más elevados, la ingestión de chocolate podría conllevar a convulsiones, temblores, desmayos y hasta a un fallo respiratorio.

 

  1. Café y bebidas con cafeína

Al igual que el chocolate, el café y sus derivados contienen elevadas dosis de cafeína. Además de los trastornos digestivos, el consumo de cafeína puede provocarles taquicardia, hiperactividad, ansiedad y otros problemas de conducta. También se eleva el riesgo de problemas cardíacos.

 

  1. Leche y lácteos

Como sucede con la mayoría de los mamíferos, los hurones adultos son intolerantes a la lactosa. Durante el periodo de lactancia, los hurones producen una elevada cantidad de la enzima lactasa, que es esencial para digerir la leche materna.

 

No obstante, al concluir el destete, su organismo reduce radicalmente la producción de esta enzima, ya que su alimentación empieza a basarse en el consumo de proteínas de origen animal (los hurones son carnívoros). La gran mayoría de los hurones es incapaz de metabolizar la lactosa de la leche y sus derivados, pudiendo sufrir reacciones alérgicas y problemas digestivos al consumirlos.

 

  1. Azúcares y endulzantes artificiales

Los azúcares y endulzantes artificiales, como el xilitol utilizado en la fabricación de muchas golosinas y bocadillos “sin azúcares”, pueden resultar nocivos para los hurones. Su organismo no está preparado para asimilar estos compuestos, pudiendo intoxicarlo, conllevar a problemas gastrointestinales y aumentar su predisposición a la obesidad y las enfermedades asociadas.

 

  1. Cebollas, ajo y puerros

Las cebollas, los ajos y los puerros ofrecen un elevado contenido de disulfuro, una sustancia que puede provocar un severo daño en los glóbulos rojos de la sangre, perjudicando su capacidad de llevar oxígeno e hierro a los tejidos del cuerpo de los hurones y aumentando, en consecuencia el riesgo de desarrollar una anemia y cuadros de insuficiencias por la oxigenación deficiente.

 

  1. Piensos comerciales para perros y gatos

Los piensos comerciales para perros suelen contener un alto porcentaje de fibras, carbohidratos y grasas, que no son apropiados para el organismo de un animal estrictamente carnívoro como el hurón. El exceso de fibras y hidratos de carbono pueden provocar serios trastornos digestivos en los hurones, además de aumentar el riesgo de déficits nutricionales y anemias por la deficiencia de proteínas de origen animal.

 

  1. Alimentos de consumo humano y comida basura o chatarra

Aunque algunos alimentos de consumo humano pueden resultar beneficiosos para los hurones, como las carnes de ternera, de pavo o de pollo, los alimentos industrializados, fritos, ricos en grasas y la “comida chatarra” (también conocida como comida basura) son muy peligrosos para los hurones, ya que puede provocarles un rápido aumento de peso y problemas gastrointestinales.

 

  1. Maíz, cereales y hidratos de carbono

El maíz es uno de los cereales más ricos en fibra y carbohidratos, que resultan muy difíciles de digerir para los hurones. Además de provocar problemas digestivos, el exceso de maíz en puede terminar fermentando en el estómago del hurón, generando mucho malestar y posibles daños en su tracto gastrointestinal.

 

Otros cereales y alimentos ricos en hidratos de carbonos también deberán ser evitados, como el arroz, los frijoles, los garbanzos, la avena, el pan y las harinas en general.

 

  1. Huesos cocinados

Los huesos cocinados son muy peligrosos para todos los animales de compañía, ya que durante el proceso de cocción los huesos se vuelven menos digeribles y elásticos, lo que puede provocar que se astillen con facilidad, lesionando gravemente su tracto digestivo.

 

Un ejemplo pueden ser las alitas de pollo, que deben evitarse por completo.

 

  1. Alcohol

El alcohol y las bebidas alcohólicas son muy tóxicas para los animales de compañía, incluso para los hurones. Debido a que actúa directamente sobre el sistema nervioso, el consumo de alcohol puede provocar problemas de comportamiento y alteraciones en su conducta habitual.

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en whatsapp

Más artículos

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si aceptas o continúas navegando por el sitio web, consideramos que aceptas y autorizas el uso de cookies.    Más información
Privacidad