Enfermedades comunes en las serpientes

Hay pocos animales capaces de despertar emociones tan opuestas como las serpientes. Mientras algunas personas tienen temor solo con mirar la foto de un ejemplar, otras se revelan apasionadas por estos reptiles de imponente presencia y particular belleza. Incluso hay quienes eligen tener una serpiente como mascota y compartir su día a día con estos animales.

 

Por el equipo de ueia

 

Muda incompleta en las serpientes (Disecdisis)

Los problemas en la muda de las serpientes no son enfermedad en sí mismas, pero pueden aparecer como un síntoma de algunos trastornos del organismo. Así mismo, la muda incompleta, conocida como “disecdisis” debe ser tratada rápidamente para no provocar infecciones o problemas cutáneos secundarios.

 

Si bien existan varias posibles causas para los problemas de muda, ellas suelen estar asociadas a los déficits nutricionales que aparecen cuando la alimentación de la serpiente es desequilibrada o inapropiada. Por ello, antes de adoptar a una serpiente como mascota, es esencial conocer sus necesidades nutricionales y contar con la orientación de un veterinario especializado en animales exóticos.

 

No obstante, la muda incompleta también puede aparecer como un síntoma de un proceso infeccioso subyacente. E incluso estar relacionada con la presencia de ectoparásitos en el cuerpo de la serpiente. Por ello, al observar que tu serpiente tiene algún problema durante su mudanza de piel, recuerda llevarla rápidamente a la clínica veterinaria especializada en animales exóticos.

 

Enfermedades respiratorias en las serpientes

Como explicamos anteriormente, una infestación de ácaros en el cuerpo de la serpiente puede llegar a causar enfermedades respiratorias. No obstante, también existen otras posibles causas, como los problemas de humedad en el ambiente, el estrés y la manipulación inadecuada por parte del cuidador que puede llegar a lastimar el aparato respiratorio de la serpiente. En algunas ocasiones, las infecciones del tracto respiratorio en las serpientes pueden aparecer como síntoma de una septicemia.

 

En general, los síntomas derivan de la propia dificultad de respirar ocasionada por la patología o derivada de ella. Por ejemplo, la serpiente puede empezar a respirar con la boca abierta, o emitir una especie de silbido durante la inspiración y expiración.

 

Las patologías respiratorias en las serpientes suelen ser bastante agresivas y provocar el rápido decaimiento de su cuadro de salud. Por ello, la atención veterinaria debe ser inmediata para lograr establecer un tratamiento eficaz y adecuado a los síntomas de cada animal.

 

Problemas oculares en las serpientes

Los ojos de las serpientes pueden verse afectados tras algún accidente o por la manipulación inadecuada del criador. No obstante, las infecciones oculares también pueden derivar de un drenaje deficiente que provoca el cúmulo de fluido lubricante y consecuente aumento de la presión intraocular (algo parecido a lo que sucede en el glaucoma).

 

Además, una higiene deficiente del hábitat suele favorecer el cúmulo de suciedades, las cuales pueden ingresar al ojo de la serpiente, provocando lesiones e irritaciones que pueden conllevar a una infección ocular. Por ello, mantener un óptimo aseo y acondicionamiento del entorno del animal es un cuidado esencial para prevenir numerosas enfermedades.

 

El tratamiento para los problemas oculares dependerá del previo diagnostico realizado por el médico veterinario. Según el estado de salud y los síntomas de cada paciente, se podrá administrar antibióticos tópicos (con colirios, por lo general) o inyecciones para eliminar las bacterias del organismo del animal.

 

Enfermedades comunes en las serpientes: la Blister

Aunque sea menos conocida que las demás enfermedades en las serpientes, la Blister es diagnosticada con cierta regularidad en reptiles criados en cautiverio. Se trata de una patología infecciosa, cuyo principal síntoma inicial es el enrojecimiento de la parte inferior del cuerpo del animal (en las escamas, principalmente).

 

La Blister puede tener múltiples causas, pero suele estar relacionada a problemas de humedad o a un aseo deficiente en el entorno de la serpiente. Es decir: la mayoría de los reptiles diagnosticados con Blister, han sido criados en ambientes excesivamente húmedos y/o sucios.

 

Cuando no es tratada rápidamente, las escamas enrojecidas se inflaman y se hinchan. En esta etapa, hay un alto riesgo de desarrollar infecciones secundarias causadas por hongos o bacterias. Por ello, si tienes una serpiente como mascota y observas que su piel está irritada o alterada, recomendamos consultar rápidamente un veterinario experto en animales exóticos.

 

El tratamiento para la Blister en las serpientes dependerá del estado de salud y de los síntomas específicos de cada animal. No obstante, suelen implicar el uso de antibióticos tópicos para combatir la infección en las escalas. En casos más avanzados, puede ser necesario administrar antibióticos a través de inyecciones.

 

Por supuesto, tanto la prevención como el tratamiento para dicha patología requiere reforzar los hábitos de higiene y mejor el acondicionamiento del hábitat de las serpientes.

 

Boca Rot (estomatitis infecciosa)

En las serpientes, la estomatitis más conocida como “Boca Rot”, consiste en un proceso infeccioso provocado por bacterias. Cuando el revestimiento interno de la boca de la serpiente se inflama, puede conllevar a la acumulación de pus en las encías y entre los dientes. Si no es tratada rápidamente, la infección avanza, las bacterias alcanzan el hueso y pueden provocar la pérdida de una pieza dental.

 

Por lo general, el primer síntoma de la estomatitis infecciosa en las serpientes es la producción y segregación excesiva de saliva. Con el avance de la enfermedad, pueden aparecer nuevos síntomas, tales como:

 

  • Pequeños sangrados puntiformes concentrados alrededor de la boca
  • Signos de putrefacción
  • Pérdida de dientes

 

Como el proceso infeccioso se expande aceleradamente, el diagnostico temprano es clave para un mejor pronostico de la Boca Rot. Por ello, no dudes en consultar el veterinario especializado al observar cualquier cambio en el comportamiento o aspecto de tu serpiente.

 

Quemaduras

Si bien a las serpientes les encante el calor, su piel de incomparable belleza es muy sensible a la radiación solar. Por ello, la exposición excesiva a la luz artificial o natural puede ocasionarles quemaduras e inflamaciones dérmicas, las cuales también pueden conllevar al desarrollo de infecciones secundarias.

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en whatsapp

Más artículos

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si aceptas o continúas navegando por el sitio web, consideramos que aceptas y autorizas el uso de cookies.    Más información
Privacidad