Mi perro da vueltas sobre sí mismo – Causas

No es extraño ver que un perro da vueltas sobre sí mismo y, en la mayoría de los casos, no resulta preocupante, bien porque es un comportamiento fisiológico, bien porque se corresponde a una etapa de exploración y juego. Si observas este comportamiento en repetidas ocasiones y te preguntas por qué tu perro da vueltas sobre sí mismo o por qué tu perro da vueltas y se cae, sigue leyendo para descubrir las causas más habituales.

 

Por el equipo de ueia

 

Mi perro gira sobre sí mismo y se muerde la cola

Es habitual que veamos que nuestro perro da vueltas sobre sí mismo. Puede hacerlo justo antes de acostarse a descansar, adoptando una postura de ovillo para dormir enroscado sobre sí mismo. Tampoco es extraño que, sobre todo en los perros más cachorros, descubramos que giran sobre ellos mismos persiguiendo y mordiéndose la cola. En los cachorros esta conducta puede relacionarse con su carácter explorador. Un pequeño que es separado de sus hermanos, al estar solo en su nuevo hogar, puede echar de menos esa interacción continua y recurrir al mordisqueo de la cola como forma de entretenimiento. Si lo realiza de manera puntual, será tan solo un juego, pero, si se vuelve una obsesión, hay que buscar a qué se debe.

 

Causas psicológicas

Un comportamiento que se repite una y otra vez, siempre igual, perdiendo el contexto en el que tendría sentido y sin que el perro consiga frenarse, se convierte en una estereotipia y nos indica la existencia de un problema, psicológico o físico. Los primeros pueden generarse cuando el perro no recibe suficiente atención, se mantiene encerrado o atado, aburrido, no realiza actividad física adecuada ni se le proporciona estimulación, lo que genera ansiedad, frustración y estrés. También puede existir un componente hereditario. En los casos más graves, los perros llegan a automutilarse, causándose heridas incluso de gravedad.

 

Causas físicas

En cuanto a las causas físicas, perseguirse la cola puede indicar un problema en las glándulas anales o parásitos intestinales que provocan picor en el ano.

 

Por otro lado, algunos perros con un mal corte de la cola, por fortuna cada vez menos, ya que se está prohibiendo esta mutilación, pueden experimentar molestias en la zona que expliquen este comportamiento. Lo mismo sucede si hay una fractura en la cola. Otras causas son problemas medulares, dermatitis alérgica a la picadura de las pulgas, etc.

 

Por todo ello, hay que acudir al veterinario primero para que descarte una alteración física. Si el perro está sano, es cuando puede pensarse en un origen psicológico, que requiere un cambio de hábitos en la rutina del animal que incluyan socialización y estímulos. Los etólogos o expertos en comportamiento canino serán los profesionales encargados de la modificación de estas conductas. Puede necesitarse medicación.

 

Mi perro da vueltas y se cae

Otras veces, el perro no se muerde la cola, sino que da vueltas, pierde el equilibrio, se descoordina, se inclina hacia un lado, etc. Este cuadro puede relacionarse con problemas en el oído interno. Por ejemplo, una infección en la parte externa del oído que no se trata puede avanzar hasta el oído interno, afectando al centro del equilibrio, lo que explica que veamos que el perro da vueltas en círculo y llora por el dolor o jadea. Es imprescindible acudir al veterinario, ya que se trata de una urgencia.

 

Otra causa relacionada con el equilibrio que puede hacer que el perro gire sobre sí mismo y ladee la cabeza es el síndrome vestibular, una enfermedad de origen desconocido que habitualmente afecta a perros mayores o de mediana edad. Surge de manera repentina y a veces tan intensa, con vómitos incluidos, que llega a incapacitar al perro. Puede ser necesario ingresarlo para recibir fluidos de manera intravenosa. El desequilibrio suele persistir durante varias semanas, pero, por suerte, los perros se recuperan, aunque, como secuela, es posible que se mantenga una ligera inclinación de la cabeza de manera permanente.

 

Mi perro da vueltas en círculo y es mayor

Que un perro dé vueltas sobre sí mismo puede deberse a una enfermedad que se presenta en los ejemplares de más edad. Se trata del síndrome de disfunción cognitiva, una patología similar al alzheimer de los humanos, que se vincula al envejecimiento. Los perros afectados experimentan muy diversos síntomas, entre los que se incluyen el dar vueltas en círculo, dormir más de día y menos de noche, esconderse, disminuir la frecuencia de la interacción con la familia, orinar dentro de casa, desorientarse o realizar diferentes conductas esterotipadas.

 

El síndrome de disfunción cognitiva es un trastorno progresivo que no se cura, pero sí es posible adaptar las rutinas del perro para ofrecerle una buena calidad de vida. También existe la posibilidad de administrar algunos fármacos. Por supuesto, es el veterinario quien debe llegar a este diagnóstico, ya que, detrás de este tipo de síntomas, en ocasiones, es posible que se encuentren algunas enfermedades más comunes en perros mayores, como la insuficiencia renal.

 

Otras causas que explican que un perro dé vueltas en círculo

Un perro da vueltas sobre sí mismo, en ocasiones, debido trastornos como los siguientes:

 

  • Traumatismos a nivel cerebral.
  • Tumores intracraneales.
  • Hidrocefalia.
  • Envenenamientos.
  • Reacciones a determinados medicamentos.

 

Nuevamente, la visita al veterinario se hace obligada, ya que solo un especialista puede determinar qué le ocurre al perro e iniciar el tratamiento más adecuado. Un perro que da vueltas en círculo sin parar, se cae, llora o jadea no es normal, y menos si se trata de un can adulto o anciano, por ello es importante indagar en la causa que provoca este comportamiento.

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en whatsapp

Más artículos

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si aceptas o continúas navegando por el sitio web, consideramos que aceptas y autorizas el uso de cookies.    Más información
Privacidad