Adiestrar a un chihuahua

¿Cansado de que tu perro chihuahua no te haga caso cuando le das una orden? Si tu pequeño compañero todavía no entiende el “NO”, no hay manera de que aprenda a hacer sus necesidades fuera de casa, no se sienta ni se queda quieto cuando le pones el collar o quieres cortarle las uñas, ¡has llegado al lugar adecuado!

 

Por el equipo de ueia

 

Características del chihuahua

Para poder adentrarnos en las técnicas de adiestramiento para chihuahuas, resulta imprescindible conocer las características del carácter de esta raza de perro. Así pues, el chihuahua se caracteriza por tener un carácter dominante y posesivo, por lo que no se encuentra en su naturaleza ser sumiso, él es un líder nato. Asimismo, es caprichoso, enérgico, inteligente y muy activo, siempre está dispuesto a jugar con su dueño y otros canes de su misma raza.

 

Sabiendo esto, ¿qué actitud debemos tener nosotros para educar correctamente a nuestro chihuahua?

 

  • Debemos mostrar una actitud autoritaria sin ser agresivos y mantenernos siempre firmes. Si decidimos que no queremos que nuestro pequeño compañero se suba en el sofá, debemos mantener esa decisión y no dejar que lo haga ni una sola vez. Recuerda: el líder de la manada tienes que ser tú.
  • La autoridad debe ir siempre acompañada de la seguridad. Aunque te mantengas firme en tu decisión, si tu chihuahua percibe inseguridad en ti continuará creyendo que el líder es él.
  • No debemos consentir a nuestro chihuahua ni proporcionarle todos los caprichos que quiera. Que su dulce y tierna carita no baje tu guardia, si quieres que tu can esté bien educado debes enseñarle a ganarse esos caprichos.

Ser autoritario no es sinónimo de ser agresivo. Esto quiere decir que jamás debemos gritar a nuestro perro, pegarle o educarle a través del condicionamiento negativo. Con esto lo único que conseguiremos es un chihuahua temeroso, siempre a la defensiva e, incluso, agresivo. En especial los perros de raza pequeña y toy, son altamente sensibles a este tipo de comportamientos y rápidamente se tornan desconfiados, otorgando a las personas una asociación negativa.

 

La importancia de la socialización

Ahora que sabemos cómo debemos afrontar nosotros la educación de nuestro chihuahua, ¿por dónde empezamos? Sin lugar a dudas, uno de los aspectos más importantes del adiestramiento de cualquier perro es la socialización. Aunque todas la razas requieren de una correcta relación con el resto de perros, personas y entorno, es cierto que hay canes con más predisposición que otros y, por ende, que requieren más atención en este punto.

 

Como comentamos en al apartado anterior, los chihuahuas son canes que prefieren relacionarse con perros de su misma raza y, por tanto, si no los socializamos correctamente pueden tomar actitudes agresivas o ariscas con el resto de canes. Para evitar que esto ocurra, deberemos iniciar el proceso de socialización cuanto antes.

 

Durante la etapa de cachorro es cuando los perros están más receptivos, crean su personalidad y adoptan una serie de comportamientos que debemos guiar si queremos obtener un can feliz, sano y, sobre todo, equilibrado. Para socializar a nuestro chihuahua correctamente debemos tener en cuenta los siguientes factores:

 

  • Para empezar a relacionar a nuestro perro con otros canes u animales de otras especies, tendremos que seleccionar ejemplares tranquilos, bien educados y equilibrados. Una mala elección puede desencadenar en un encuentro negativo, con graves consecuencias que pueden marcar a nuestro chihuahua de por vida.
  • Que su reducido tamaño no te influya. Aunque forme parte de las razas de perro más pequeñas del mundo, el chihuahua está perfectamente preparado para relacionarse con perros más grandes. Negarle esa relación solo provocará que adopte una actitud agresiva cuando se tope con esas razas.
  • Prepara el encuentro en un ambiente agradable, donde se sienta cómodo y seguro.
  • Aunque sea pequeño, el chihuahua no es un juguete. ¿Por qué decimos esto? A la hora de socializarlo con niños es fundamental que les hagamos entender que no deben tratarlo como a sus juguetes, han de respetarlo y cuidarlo. No concienciar a los más pequeños puede provocar que nuestro chihuahua tenga una mala experiencia con ellos y, por ende, les tema, llegando incluso a morderles para defenderse.

 

Establece las normas

Antes de continuar con el adiestramiento de nuestro chihuahua debemos tener bien claro qué queremos enseñarle y qué normas queremos marcarle. En este sentido, es crucial que te reúnas con tu familia o el resto de miembros que vivan en el hogar y juntos decidáis estos puntos.

 

Para educar a un perro correctamente es fundamental que todos los miembros que van a participar en su educación se pongan de acuerdo y actúen de la misma manera. Esto quiere decir que todos debéis utilizar las mismas palabras para enseñarle las órdenes y ser igual de firmes. Si una de las personas utiliza la palabra “sit” y otra “sienta” para enseñar al chihuahua a sentarse, jamás interiorizará la orden. Asimismo, debéis decidir a qué espacios del hogar tiene acceso, si puede o no subir al sofá, horario de comida y paseo, etc.

 

Recuerda que los perros son animales rutinarios que requieren de horarios fijos para alcanzar la estabilidad interior. Por otro lado, al tratarse de una raza tan posesiva y territorial, es imprescindible que le proporcionéis un espacio solo para él, donde disponga de sus cuencos de comida y agua, cama y juguetes. De no marcarla su territorio, creerá que tiene libre acceso a toda la casa y, nuevamente, asumirá que es el líder de la manada.

 

Corrige la mala conducta

Cada vez que tu chihuahua no cumpla las normas establecidas o adopte un mal comportamiento, no le grites ni le regañes, simplemente di un contundente “NO” y corrige dicha conducta. Estableceremos una sanción acorde con el hecho, como la retirada de un juguete, parar el juego, salir del parque, etc. Eso sí, dicha sanción no puede durar eternamente ni podemos establecerla sin haber corregido la conducta nada más producirla.

 

Enséñale dónde debe hacer sus necesidades

Enseñar a tu chihuahua hábitos de aseo es muy importante tanto para mantener tu hogar bien limpio como para tener un can educado. Si tu cachorro chihuahua todavía no está vacunado, deberás enseñarle a hacer sus necesidades sobre papel de periódico o toallas sanitarias para perros. Para ello, deberás seguir los siguientes pasos:

 

  • Selecciona el rincón que quieras de tu casa para que haga ahí sus necesidades. Luego, coloca varias hojas de papel de periódico o láminas grandes de toallas sanitarias.
  • A los pocos minutos de haber comido o bebido agua, lleva a tu cachorro a ese rincón y colócalo sobre el papel.
  • Espera el tiempo necesario hasta que orine o defeque y felicítalo con entusiasmo. Si el veterinario te lo permite, ofrécele un premio como recompensa por la buena conducta.
  • Después de un largo sueño, también deberás llevar a tu cachorro al periódico para que haga sus necesidades.
  • Retira los periódicos sucios y coloca nuevos. Al realizar el cambio de hojas, deberás frotar los sucios sobre los nuevos para que se impregnen del olor de su orina y recuerde que es ahí donde debe acudir. Otro truco es dejar una de las hojas sucias sobre las limpias.

 

Los chihuahuas tienen la vejiga y el sistema excretor mucho más pequeño que las razas de mayor tamaño, por ello el tiempo de espera entre el acto de comer o beber y el de orinar o defecar es mucho menor. Durante sus primeros meses de vida deberá tener constante vigilancia para poder enseñarle a hacer sus necesidades y corregirlo cada vez que no lo haga en el rincón seleccionado.

 

En este sentido, si pillamos a nuestro chihuahua orinando fuera del periódico deberemos cogerlo con suavidad y llevarlo inmediatamente al rincón de aseo para que continúe ahí. Recuerda desinfectar la zona para eliminar el olor y evitar que vuelva a hacer sus necesidades en ese espacio.

 

Una vez vacunado el cachorro, ya podemos empezar a enseñarle a hacer sus necesidades fuera de casa:

 

  • Como con el periódico, diez o quince minutos después de comer o beber agua, sacaremos a nuestro chihuahua a pasear para haga sus necesidades.
  • Cada vez que orine o defeque durante el paseo felicítalo y prémialo por su buen comportamiento.
  • Si tu cachorro no quiere orinar durante los primeros paseos, hay un truco muy efectivo que no fallará. Como los chihuahuas son perros muy territoriales, intenta llevarlo a zonas donde otros perros hayan orinado. Su instinto le llevará a marcar el territorio sobre la marca anterior.
  • Recuerda que también deberás sacarlo a la calle después de haber dormido.

 

Durante los primeros meses deberás sacar a tu chihuahua a pasear de cuatro a cinco veces al día y, poco a poco, ir reduciendo los paseos hasta conseguir que el animal aprenda a controlarse y espere a salir para hacer sus necesidades. Como ves, las salidas van estrechamente asociadas a las veces que debe comer al día.

 

Cómo adiestrar a un chihuahua: órdenes básicas

Una vez establecidas las normas e iniciado el aprendizaje de hábitos de aseo, ya podemos empezar con el proceso de educación. Empezaremos por las órdenes básicas: “ven”, “junto” y “quieto”. Para educar mejor al chihuahua, los profesionales recomiendan la utilización del clicker. Si todavía no sabes qué es o cómo utilizarlo, descúbrelo en este artículo sobre la iniciación al clicker.

 

Enseñar a mi chihuahua a venir aquí

 

Sin duda, esta es una de las primeras órdenes que debemos enseñar a nuestro can, independientemente de la raza. Si no disponemos de clicker, podemos utilizar golosinas. Para empezar, tendremos en cuenta los siguientes puntos:

 

  • Es mejor practicar esta orden en el exterior, en un lugar vallado y amplio; el hogar está cargado de distracciones como juguetes y comida.
  • Colocaremos a nuestro perro en un punto del espacio y nos alejaremos de él. Pondremos una golosina en nuestro pies y diremos con firmeza la palabra “ven” (o la que hayamos seleccionado). Automáticamente el animal acudirá a recoger la comida.
  • Cuando haya ido, felicítale con entusiasmo y dale su recompensa.
  • Repite el proceso pero sin golosina, simplemente aléjate de él y di “ven”. Si acude, recuerda darle un premio por la buena conducta. Si no acude, vuelve a colocar la golosina hasta que asocie la palabra “ven” con el acto de ir.
  • Poco a poco, aumenta la distancia y reduce las golosinas.

 

Enseñar a mi chihuahua a caminar junto a mí

Esta orden consta de dos partes que debemos llevar a cabo para conseguir que la interiorice. Antes de enseñarle a caminar junto a nosotros, debemos hacerle entender que no queremos que tire de la correa ni se aleje. Para hacerlo, seguiremos los siguientes pasos:

 

  • Cada vez que se aleje o tire de la correa, nos detendremos. Sin decirle “NO”, ni regañarle, simplemente dejaremos de caminar.
  • Cuando el chihuahua se detenga, le felicitaremos y reanudaremos la marcha. Así de simple.

 

Una vez que el perro ha entendido que no queremos que tire de la correa, podemos dar paso a la segunda parte del adiestramiento. Llevaremos con nosotros el clicker o las golosinas (o ambos), caminaremos muy despacio para poder observar detenidamente a nuestro perro y reaccionar de forma inmediata. Cada vez que el perro se acerque a nosotros, diremos la palabra “junto”, haremos clic con el cliker y le daremos una golosina. Repetiremos este proceso reduciendo cada vez más las golosinas hasta que interiorice por completo la orden.

 

Enseñar a mi chihuahua a quedarse quieto

 

Para enseñar esta orden deberemos seguir prácticamente los mismos pasos que para la orden anterior:

 

  • Para que nos sea más fácil, empezaremos durante el paseo.
  • De vez en cuando, pararemos de caminar. Cuando veamos que nuestro chihuahua se detiene, diremos “quieto”, haremos clic, le felicitaremos y le daremos una golosina como premio.
  • Repite este proceso hasta que tu perro asocie la palabra “quieto” con el acto de pararse, reduciendo las golosinas.
  • Prueba de darle la orden en diferentes contextos para que la interiorice y prémiale cada vez que la realice adecuadamente.

 

Para enseñar a tu chihuahua cualquiera de estas órdenes deberás armarte de paciencia, pues no es una tarea que se consiga en dos días.

 

Otras órdenes

Una vez aprendidas las órdenes anteriores, podemos empezar a enseñar a nuestro chihuahua a sentarse, dar la pata, hacerse el muerto, traer la pelota, etc. Te animamos a que sigas navegando por la web para descubrir los pasos a seguir y las claves a tener en cuenta para educar a nuestro perro de la mejor forma posible. Recuerda que el condicionamiento positivo es fundamental para obtener un can feliz y equilibrado.

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en whatsapp

Más artículos

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si aceptas o continúas navegando por el sitio web, consideramos que aceptas y autorizas el uso de cookies.    Más información
Privacidad