¿Por qué mi gato orina en todas partes?

Los gatos tienen fama de ser animales muy limpios. No solo por las horas que dedican a diario a su autoacicalamiento, sino8 porque, desde pequeños, aprenden a utilizar el arenero tanto para orinar como para defecar y no lo hacen en ningún otro sitio. Hasta aquí la teoría porque, en ocasiones, nos encontramos con que nuestro gato orina en otras partes. Y no es por fastidiarnos, ¡no lo castigues!

 

Por el equipo de ueia

 

Estrés

Si hemos dicho que los gatos son limpios por naturaleza, igualmente podemos afirmar que aman las rutinas. Esto quiere decir que cualquier cambio en su entorno o forma de vida, por mucho que a nosotros nos parezca insignificante, para ellos puede suponer un elevado nivel de estrés. Los gatos pueden estresarse por la llegada de un nuevo miembro a la familia, ya sea humano o animal, por obras en casa, por una mudanza, una visita, acudir al veterinario o incluso el simple cambio de sitio de un mueble. Un gato estresado es probable que lo manifieste con cambios en su comportamiento y uno de ellos es, precisamente, orinar por todas partes.

 

En este caso, el gato marca determinadas zonas no porque delimite su territorio, sino porque necesita volver a adaptarse a su entorno, sentirse seguro de nuevo y con la orina, marca la zona que le preocupa, como dejando un aviso. Así pues, a simple vista puede ser como un marcaje territorial porque lo hará orinando en forma de aspersor en la pared o en una superficie vertical, pero también es posible que encontremos orina en cantidad normal y en superficies horizontales. También podemos notar que el gato se esconde, deja de comer, apenas se autoacicala o lo hace en exceso, manifiesta agresividad o marca con las uñas.

 

¿Qué hacer si tu gato orina en todos lados por estrés?

Para evitar esta situación conviene que todos los cambios que introduzcamos en la vida de nuestro gato se hagan de forma paulatina, en la medida de lo posible. Además, podemos utilizar feromonas como FELIWAY Optimum Difusor. Se trata de un difusor que contiene un nuevo complejo de feromonas felinas, más eficaces, que ayudan a tranquilizar mejor a los gatos. Las feromonas son unas sustancias que ellos mismos emiten de forma natural para comunicarse. Por ejemplo, cuando se sienten cómodos y a gusto en un entorno, frotan su cara con los puntos clave para ellos y allí dejan feromonas faciales que nosotros no percibimos. El nuevo complejo de feromonas de Feliway Optimum transmite mensajes de tranquilidad, de ahí que ayuden a a los gatos a gestionar mejor el estrés y hacer que se sientan más seguros. El Difusor FELIWAY Optimum es muy fácil de usar, ya que solo hay que enchufarlo en la habitación donde el gato pase la mayor parte del tiempo y sustituir el recambio cada 30 días. Cubre un área de unos 70 m².

 

Por otra parte, asegúrate de que satisfaces todas las necesidades de tu gato, y no nos referimos solo a alimentación o veterinario. Los gatos necesitan compañía, ejercicio y un ambiente en el que poder desarrollar todas las actividades que les son naturales, como saltar, rascar, trepar, esconderse, etc. Necesitan contar con espacios diferenciados para comer, orinar, descansar o jugar.

 

De todas maneras, si tu gato comienza a orinarse por todas partes, aunque sospeches de un problema de conducta, llévalo en primer lugar al veterinario para una revisión. Solo cuando este profesional descarte un problema físico podemos dar por hecho que se trata de un trastorno del comportamiento. Si no conseguimos solucionarlo, tendremos que ponernos en manos de un etólogo o veterinario especialista en medicina del comportamiento felino. Ten presente que para saber qué hacer si mi gato orina en todas partes es imprescindible descubrir antes por qué lo está haciendo.

 

Arenero inadecuado

Aunque el estrés acostumbra a ser una de las causas principales que propician que un gato orine en todos lados, una caja de arena que no le guste también hará que haga esto. Es cierto que los gatos son animales limpios, pero esa pulcritud también les lleva a exigir determinadas condiciones para usar su arenero. En otras palabras, el gato tiene que estar conforme con el recipiente elegido, con su ubicación, con el tipo de arena y con la limpieza. Así, los gatos necesitan un arenero en el que puedan darse la vuelta y rascar a gusto para tapar sus deposiciones. Además, si tenemos un gatito, un gato mayor o un ejemplar con problemas de movilidad o dolor, los bordes tendrán que ser lo suficientemente bajos como para que el animal entre y salga sin problemas.

 

El arenero debe colocarse en un lugar tranquilo, alejado del tránsito del hogar, de ruidos fuertes, de corrientes de aire, etc. De otra forma, el gato no estará tranquilo en él y puede decidir dejar de usarlo. Algunos gatos prefieren los areneros cerrados, otros solo usarán las bandejas abiertas, algunos prefieren usar una bandeja para hacer pis y se irán a otra para hacer caca… Y también son muy exigentes con el tipo de arena. Algunos detestan las perfumadas, otros las prefieren finas, rechazan las de sílice, etc. Es cuestión de ir probando. Y, sobre todo, es muy importante extremar la limpieza. No solo hay que retirar las deposiciones a diario, también hay que lavar el recipiente con regularidad.

 

Por otra parte, en hogares con más de un gato debemos asegurarnos de que todos pueden acceder al arenero y no hay ningún felino que impida el paso a los otros. En estos casos, se necesitará más de una bandeja sanitaria. Necesitamos una bandeja para cada gato, y una de más.

 

En resumen, tu gato puede orinar por todas partes simplemente porque no se encuentra a gusto con su arenero. Revisa los aspectos que hemos mencionado para ponerles solución.

 

Celo

Todos los cuidadores de gatos deben saber que, hacia los 5-8 meses de edad, en función de distintos factores, como la incidencia de la luz solar, los gatos y las gatas van a entrar en celo. Cuando pensamos en celo es habitual que nos venga a la mente la imagen de las gatas, que van a maullar ostensiblemente durante este periodo, además de restregarse contra nosotros o contra distintos objetos, adoptando una postura de monta.

 

Pero, además de estos signos, hay que saber que el marcaje con orina también aparece en este periodo y que no es un comportamiento exclusivo de los gatos macho. Así, si te preguntas por qué mi gata orina en todas partes, si no está castrada, el celo puede ser el motivo. En estos casos, es habitual que el gato o gata use su arenero como siempre, pero que, además, orine pequeñas cantidades fuera de él, tanto en superficies verticales como en horizontales. Es una orina que desprende un olor muy fuerte. Si tienes un macho, puede que las hembras de la zona en la que vives estén en celo y él quiera marcar también su territorio para que no entren otros machos en él.

 

Como este marcaje se asocia al celo, un gato castrado no tendrá este problema, aunque, si tardamos en pasar por quirófano, nuestro gato puede haber adquirido ya la costumbre de orinar por todas partes y nos resultará más difícil hacerle cambiar de opinión. Además, no todo el marcaje tiene un origen sexual. Consulta con tu veterinario si estás pensando en castrar a tu gato o a tu gata.

 

Delimitación del territorio

Hemos mencionado el estrés y la conducta sexual como parte del marcaje en estos animales, pero por supuesto tu gato también puede orinar en todos lados por el simple hecho de delimitar su territorio. Los gatos son animales muy territoriales, por lo que sienten la necesidad de marcar sus zonas para avisar a otros animales de que ese es su hogar. Por ello, tanto si se trata de un macho como de una hembra, es totalmente normal que, al llegar a un lugar nuevo, marque los distintos espacios de casa, sobre todo aquellos de más valor para el animal.

 

En estos casos, es normal que el gato orine en su arenero y que lo haga también en otras zonas. Así pues, si acabas de adoptarlo y tu gato orina en toda la casa, lo más probable es que esta sea la causa. No te pierdas nuestro post sobre el Marcaje en gatos para conocer todos los detalles y cómo actuar al respecto.

 

Enfermedades

Puede ser que nuestro gato ya esté castrado y haya utilizado siempre el arenero, pero, de repente, comience a orinar por todas partes, aunque también lo siga haciendo en su bandeja sanitaria. En estos casos es probable que estemos ante alguna enfermedad y son muchas las que pueden afectar a la micción.

 

En primer lugar, podemos pensar en las que atañen al sistema urinario, muy comunes en gatos, sobre todo en los machos, ya que anatómicamente presentan condiciones que los predisponen a distintos problemas, como las infecciones de orina o la formación de tapones en la uretra. Normalmente, los gatos con alguna de estas patologías presentarán más síntomas que el orinar fuera del arenero. Es habitual que también orinen en pequeñas cantidades muchas veces al día, maúllen de dolor o descubramos sangre en la orina. Es motivo de consulta urgente con el veterinario.

 

Pero no solo las enfermedades que afecta al sistema urinario pueden provocar que el gato orine por todas partes. Algunas patologías sistémicas cuentan entre sus signos clínicos con un aumento en la producción de orina, lo que puede hacer que el gato acabe orinando fuera de su bandeja sanitaria. En este caso no habrá un marcaje vertical, sino que orinará en horizontal y puede que en mayor cantidad. Lo mismo es posible que suceda si siente algún dolor que dificulta su actividad normal. Observa a tu gato y fíjate en si presenta más sintomatología. Debes acudir al veterinario para un examen completo. Solo el profesional puede diagnosticar la causa y prescribir el tratamiento más adecuado.

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en whatsapp

Más artículos

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si aceptas o continúas navegando por el sitio web, consideramos que aceptas y autorizas el uso de cookies.    Más información
Privacidad