El cerdo como mascota

Actualmente tener un cerdo como mascota ya no es un echo tan peculiar como lo podía ser hace unos años. Entre las opciones más buscadas encontramos cerdos vietnamitas, enanos o minipigs y los pigmeos, todos ellos cerdos bonitos y simpáticos.

 

Debemos saber que no todas las personas pueden tener un cerdo como mascota y es que es una decisión que debemos meditar muy bien antes de llevarla a cabo, a continuación te explicamos el por qué.

 

Por el equipo de ueia

 

¿Es posible tener un cerdo como mascota doméstica?

Son muchas aquellas personas famosas que han decidido tener a un cerdo como mascota y entre ellas encontramos a George Clooney o Paris Hilton. Pero, ¿realmente es posible que el cerdo se comporte como una mascota? La respuesta es sí, el cerdo puede ser una maravillosa mascota doméstica.

 

Al igual que otro animal, el cerdo necesita unos cuidados concretos, una educación y cariño por parte de su familia. Si todo ello se cumple adecuadamente podemos disfrutar de un amigo y compañero maravilloso e inteligente que sin duda nos sorprenderá.

 

El cerdo es un animal capaz de recordar y memorizar ciertas órdenes y es que pueden aprender mediante el refuerzo positivo como sucede con los perros. Además de todo ello debes saber que los cerdos no huelen mal, pueden aprender a pasear con correa y se trata de seres afectivos.

 

¿Existen los cerdos miniatura?

Actualmente en el mundo existen una gran cantidad de cerdos abandonados debido a que muchos propietarios se asustan al observar su crecimiento desmesurado. Pero, ¿sabes por qué sucede esto?

 

No existen cerdos “teacup”, es decir, no encontrarás ningún cerdo que no supere los 25 kilogramos de peso al llegar a su edad adulta. Aún así muchos criadores con dudosa denominación homologada venden a tiernos lechones afirmando que se trata de cerdos “miniatura”, cerdos que no crecen. Todo ello es falso, lo que hace que muchos animales se abandonen por ser demasiado grandes. La falta de información es evidente.

 

¿Dónde puedo encontrar un cerdo como mascota?

Si te planteas tener a un cerdo como mascota te recomendamos que no acudas a criadores ni a personas que se lucren activamente vendiendo animales, sabiendo especialmente que muchos criadores engañan a los consumidores vendiendo cerdos comunes y afirmando que se trata de cerdos miniatura.

 

En lugar de ello, encontrarás en los refugios en todo el mundo cerdos de todas las edades con educación o sin, esperando a alguien que quiera adoptarles y cuidar de ellos.

 

Si de verdad quieres tener a un cerdo como mascota esta es la mejor opción ya que además de adoptar a un cerdo con un carácter concreto (amable, afectivo etc.) te asegurarás de recibirlo de mano de voluntarios y personas sin ánimo de lucro que efectivamente pasan horas y conocen al animal en profundidad. Algo que no llevan a cabo criadores.

 

Algunas organizaciones que recogen cerdos de personas que ya no los quieren son el hogar provegan en Tarragona, Santuario Wings of Heart en Madrid o GEPDA en México.

 

¿Qué cuidados y necesidades requiere un cerdo?

Al igual que sucede con otros animales domésticos el cerdo necesita atención y cuidados por parte de sus familiares, vamos a repasar de forma general qué debemos tener en cuenta:

 

Para empezar debemos establecer una zona específica donde va a vivir el cerdo. Debemos ofrecerle un lecho cómodo y confortable para que se sienta cómodo y sus huesos descansen adecuadamente: para ello bastará con una cama que pudiera destinarse a un perro.

 

Los cerdos necesitan excavar, por este motivo debes disponer de una zona para que pueda hacerlo ya sea en el jardín o el campo. Si no es tu caso y no tienes la posibilidad de llevarle en ninguna ocasión te recomendamos que no adoptes a un cerdo: será un cerdo infeliz.

 

Al igual que sucede con otras mascotas cada cierto tiempo deberemos bañar a nuestro cerdo, algo que les entusiasma y agradecen sin lugar a dudas. Tener en el jardín una zona de baño será algo imprescindible pues es la forma que tienen de regular su temperatura corporal.

 

La educación es otro pilar fundamental de la convivencia adecuada entre cerdo y persona. Como te hemos aconsejado antes es fundamental aplicar el refuerzo positivo, en ningún caso las agresiones físicas o métodos de castigo.

 

El cerdo tiene una mandíbula muy potente que puede hacer daño, no le obligues a utilizarla.

 

De todas formas aplicar la educación en positivo es muy sencillo: consiste en premiar el buen comportamiento mediante golosinas y snacks, de esta forma el cerdo recuerda de una forma más positiva aquello que “debe” hacer.

 

Finalmente recordar que la longevidad de los cerdos puede llegar hasta los 20 años, por este motivo si no estás seguro de poderte hacer cargo de él: no lo hagas.

 

¿Qué come un cerdo?

El cerdo es un animal omnívoro por este motivo puedes ofrecerle todo tipo de alimento incluyendo fruta y verdura, cereales etcétera. Deberás consultar en el lugar de adopción que dieta seguía hasta ahora para no crear cambios radicales en su nueva vida.

 

Evita utilizar piensos de granja: se utilizan para cebar a los cerdos y puede ocasionar problemas a largo plazo como puede ser la obesidad.

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en whatsapp

Más artículos

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si aceptas o continúas navegando por el sitio web, consideramos que aceptas y autorizas el uso de cookies.    Más información
Privacidad